Header Ads

La idea fija de Pablo Rotemberg


Danza es caricia, es pudor,

danza no es odio, es amor,

es aprender a volar
"Danza" , Marilina Ross

El cuerpo duele. El sexo es una lucha entre diversidades. El escenario un cuadrilátero de catch.
Cuando uno entra en comunión con La Idea Fija, un mundo infinito despliega sus posibilidades. Abrir el armario y dejar salir hasta el último deseo es la condición inevitable.
Los cuerpos se quiebran. Se mezclan. Se amoldan, acoplan, encastran. La inherente soledad se distrae en el efímero encuentro de los que participan del rito. Si uno no comulga con todo eso que se nos presenta insolito ante los ojos, debe hacerse cargo de su voyeurismo.
En La Idea Fija, hay arte. Un arte tan privado y particular como cualquier acto de sinceridad. Y hay trabajo. Un arduo trabajo que hace que el engranaje de la obra funcione a la perfección. Porque en todo este juego de los encuentros y desencuentros, pareciera que si algo fallara, hasta se podría morir. La musica se impone, pero cuando cesa, y solo queda la respiración agitada de los actores-danzantes todo se torna sublime.
Hasta la desnudez podría resultar anecdótica. Pero un cuerpo desnudo sigue perturbando. Estos cuerpos se buscan a si mismos todo el tiempo. Hasta la confusión se torna elección y se disfruta.

Si en escena la palabra es cuerpo, es objeto, aquí se materializa. Todo habla sin hablar. Siluetas como discursos. Y cuando la voz llega los niños despiertan para escuchar con atención los cuentos que los padres les prohibieron, por ciertos. Ningún padre quiere tener de hija a Laura Palmer. Pero bastan un puñado de canciones de Raffaella Carra para dejar atrás la peor realidad, para despertar nuevamente el deseo, el color, el baile. Los cuerpos de baile de Raffaella, tomaron con los años casi la misma dimensión que ELLA misma. Detrás de la blonda había mucha testosterona. 
La idea fija es catch, sudor, dolor, patadas, zancadas, danza, fuego, agotamiento, repetición, vestuario, rabia, gozo, miguitas de pan en el camino de aquellos que aun no se animan a danzar


Bailo, bailo, bailo cada momento,
Bailo, bailo, bailo, lo siento dentro,
Bailo, bailo, bailo, me invento un paso,
Sin parar, sin parar, ¡sin parar!.
(BAILO BAILO - Ballesteros - Boncompagni - Bracardi)

Pietro Salemme


EL PORTON DE SANCHEZ
Sánchez de Bustamante 1034 (mapa)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4863-2848
Web: http://portondesanchez.blogspot.com/
Entrada: $ 45,00 y $ 30,00 - Sábado - 21:00 hs - Hasta el 25/06/2011 


No hay comentarios